Complementar sus ingresos trabajando siendo estudiante, es posible en Francia.

Cada estudiante extranjero tiene el derecho de trabajar durante sus estudios en Francia siempre y cuando esté inscrito en un establecimiento que da acceso al régimen estudiantil de Seguridad Social (y que disponga de una tarjeta de residencia si no es ciudadano de la Unión Europea). Este derecho se aplica a todos los estudiantes incluso los que llegan a Francia por primera vez o inscritos de tiempo completo en una escuela de idioma.

La legislación autoriza los estudiantes extranjeros a trabajar máximo 964 horas durante el año, lo que corresponde al 60% del tiempo de trabajo normal en Francia. Trabajar medio tiempo no permitir cubrir la totalidad de los gastos, no puede ser sino un complemento. Es importante! 

Existe en France un salario mínimo, el SMIC (Salario Mínimo Interprofesional de Crecimiento) cuyo monto es de 9,53 Euros bruto (o sea antes de las retenciones sociales obligatorias, cerca del 20%) por hora de trabajo efectivo.

Ya no es necesario obtener obtener una "Autorización Provisional de Trabajo" (APT) para ejercer una actividad profesional complementaria durante sus estudios, salvo para los estudiantes argelinos cuyo estatus está definido por el Acuerdo     franco-argelino del 27 de diciembre de 1968.

El empleo estudiantil en las universidades

Los estudiantes extranjeros tienen también la posibilidad de ocupar un empleo estudiantil en los establecimientos públicos de educación superior. Se trata de una contratación para ejercer las siguientes actividades: acogida de los estudiantes, asistencia y acompañamiento de los estudiantes discapacitados, tutoría, apoyo informático y ayuda para la utilización de las nuevas tecnologías, animaciones culturales, científicas, deportivas y sociales, ayuda para la inserción profesional, promoción de la oferta de formación.

Los contratos tienen una duración máxima de doce meses entre el 1ro de septiembre y el 31 de agosto. El tiempo efectivo de trabajo no supera 670 horas entre el 1ro de septiembre y el 30 de junio y no puede superar 300 horas entre el 1ro de julio y el 31 de agosto.

Los estudiantes beneficiándose de estos contratos, estudian y ejercen las actividades previstas en el contrato según un ritmo apropiado: las condiciones de ejercicio de las actividades y de cumplimiento del volumen efectivo de trabajo, previstas en el contrato, están organizadas y planificadas en función de las exigencias especificas de la formación seguida para permitir a los estudiantes seguir estudiando y trabajar simultáneamente.